El Hombre necesita Creer – no quiere Saber

Es imposible valorar algo - cuando uno no vale nadaGuía BioUniversal®

Ignorante no es quien no sabe- Ignorante es quien no quiere saber

.
.

Si el hombre no sabe qué es, cómo es, ni dónde es, es víctima. Ni siquiera es energía antérica, sino es energía intermedia, que ni siquiera tiene un sentido. El sentido de la estática, el sentido de la inercia, la destrucción, la nada. El hombre desgraciadamente nada sabe de eso, por lo tanto no está preparado para vivir, mucho menos para morir.

Para vivir, hay que saber que hay antes y durante sustancia física en la frecuencia física, para morir debe saber que hay después de sustancia física, que hay durante y después. No entiende que el Supremo está en el centro de la energía universal. Está en  el centro de la inteligencia energética, es el eje de todo, de todo movimiento, de toda energía, de toda la inteligencia.

Nosotros solamente somos una parte lejana, no solamente por  la separación frecuencial, o la distancia como se podría llamar en el entendimiento del hombre, ya que la distancia no es física, sino es frecuencial. Estamos muy distantes del centro de la energía, nosotros somos una frecuencia muy anterior en la frecuencia física, muy alejada de las frecuencias altas, estamos en la pre energía, eso es lo que es la materia, energía primaria, estamos inmensamente separados y alejados de él.

No sabemos quiénes somos, de donde venimos, ni adónde vamos. Es necesario saber todo eso para aprender a vivir, para estar preparado para morir. El hombre, nadie jamás ha estado preparado para morir. Si no se está preparado para vivir, mucho menos se puede estar preparado para morir.

Es necesario enseñar para qué vivimos, qué somos, de dónde venimos y después enseñarles quienes fuimos, de dónde venimos, donde estamos, para que estamos y adónde vamos, para que pueda morir físicamente, para trascender, para podernos acercar a nuestro Creador al Supremo, al único Ser Superior.

El hombre está atado a una cadena de más  de dos mil eslabones, una cadena que el hombre necesita, porque necesita un origen, un sentido para su vida. La inventó  y está atado a esa mentira, dos mil eslabones no le bastan y quiere seguir viviendo su mentira, quiere extender a más de dos mil años su mentira. Quiere y necesita seguir atado, porque necesita un origen, porque al no encontrar la razón, la verdad, tuvo que inventarla, tuvo que encadenarse, hacer su cadena para sujetarse, para sentirse seguro, para darle razón y un sentido a su origen y a su destino.

El hombre no se siente seguro, si no cree en algo y cree en su prisión. Cree en su cadena, está atado a su cadena, porque cree y pretende que esa cadena lo va a guiar, que esa cadena de creencias e ignorancia lo va a guiar a su salvación. Piensa que inventar, imaginar o creer en un origen, va a tener y alcanzar su razón, su destino, va a lograr  trascender y definitivamente NO QUIERE SABER. Quiere seguir creyendo en su mentira, porque no quiere conocer la verdad, una verdad que no está capacitado para entender y aceptar para escalar, por estar  muy por debajo de la verdad, montado en la cúspide de la mentira, mucho muy por debajo de la verdad y no está dispuesto a bajarse de su mentira, no está dispuesto a escalar la verdad que es dinámica es vertical. El hombre necesita  su enajenación,  su mentira,  la verdad ha sido rechazada por más de dos mil años por el hombre, en el principio porque no la conoce y al final porque no tiene la medida, quiere seguir creyendo y prefiere no saber, no quiere saber, quiere creer por el hecho de que no es capaz de comprender muchas cosas. El hombre en su pequeñez físico material se ve impedido a entender la increíble  magnitud de la razón de su existencia.

El hombre no puede entender el universo, porque se siente empequeñecido a su razón de ser, a su ínfima magnitud. El hombre no está capacitado para entender el increíble destino del universo al cual pertenece, el cual puede abordar, el cual puede cubrir, al cual puede pertenecer y se niega, se empequeñece, su experiencia la limita a su mínima magnitud física.

El hombre no puede apreciar cosas universales, el hombre dependiendo de su manera de pensar y de su inteligencia, entiende y valora las cosas, de acuerdo a su pequeñez, a su concepto, a su apreciación. Es decir: no alcanza a valorar cosas superiores a él, porque algo barato valora  solo  lo  barato. El hombre se empequeñece y por sus conceptos pequeños ignora, empequeñece e ignora la verdad universal, el universo, sus capacidades y cualidades, empequeñece e ignora la verdad universal, debido a su desvalorización desvalora todo y todo con esa manera de pensar y ver las cosas, el hombre está incapacitado para valorar algo superior a él, porque él se limita y no quiere  pertenecer a algo superior que es el universo.

El hombre se limita a sus traumas, a su incredulidad, a su mentira, a sus limitancias físico materiales e intelectuales, y de esa manera limita al universo, no cree en la verdad, no cree en el universo, lo desvaloriza  porque no tiene medida, no tiene talla y no tiene capacidad para valorar cosas inmensamente superiores, porque depende de lo que valora una persona es cómo valora a lo demás. A todo lo que tenga enfrente, a todo lo que pueda existir, si la persona no se valora, no sabrá valorar cuestiones que no alcanza a entender, que no alcanza a comprender, porque para lo blanco lo blanco es, para lo negro lo negro es y algo que no tiene tamaño algo que no tiene valor, no puede valorar algo que no tiene el mismo, algo que no es capaz de entender. Como no se entiende no se valora, no entiende lo demás, no valora lo demás  y ahí la gran limitación del hombre, para él todo es pequeño, porque él es pequeño, para él nada vale nada, porque él no vale nada, para él no hay trascendencia porque él no se siente trascendente, ni siquiera entiende la que es la trascendencia. Para él la verdad no existe, porque él vive en la mentira, él es una mentira. Por ello digo y repito: cada quien valora las cosas de acuerdo al valor que él se dé y que realmente tenga.

Imposible valorar algo cuando uno no vale nada, imposible conocer la verdad cuando uno es una mentira, imposible recibir la verdad, cuando se recibe la mentira, imposible entender, cuando ni uno se entiende, imposible discernir la verdad de la mentira, cuando uno es una mentira.

Es inequívoca la concepción, el hecho, de que creer: efectivamente es un movimiento, es una energía, es un tipo de infra inteligencia. Infra porque es una energía regresiva antidinámica, anti creativa, estática, destructiva. Creer es infra inteligencia y el saber es inteligencia. El saber dinámico, el saber aplicado, es supra inteligencia. Es decir: el dedicarse actuar, caminar en el saber, al vivir en el saber, al estar en la dinámica del saber, al actuar física materialmente en el saber, es supra inteligencia, porque es inteligencia activada, activa ,efectiva.

Debo aclarar que se está por iniciar la destrucción de la infracultura de la era de la ignorancia, estamos en el umbral del inicio de la era de la inteligencia, la era del encuentro, la era de la realidad, la era de la verdad comprobable autentica efectiva y activa, la era Suprema, la era del ser Humano Universal.

.

 El Proyecto BioUniversal®

guia@serhumanouniversal.org

© BioUniversal ®

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s